Te has preguntado ¿cuánto debes respirar? lo más seguro es que nunca hayas pensado en ello, porque el temor más grande de todo ser humano es dejar de respirar y por eso respirar con más frecuencia de la que se debería, no tenga mayor importancia. Para la mayoría de personas lo único importante es respirar, sin importar si se hace con el pecho, con el abdomen, de manera profunda o superficial.

En promedio un ser humano respira entre 20.000 y 23.000 veces al día, por supuesto la mayor parte del tiempo lo hace de manera inconsciente y desafortunadamente de manera incorrecta, con un patrón torácico (alto), rápido y superficial, 9 de cada 10 personas sobreviven respirando de esa manera.  Ahora, pensemos en donde recaen las consecuencias de cometer 23.000 errores al día, en primer lugar, el más afectado es el corazón, acelerando su ritmo y aumentando su variabilidad (tiempo que transcurre entre latido y latido), lo que con el tiempo desencadena arritmias y fallas cardíacas (la principal causa de muerte en el mundo).

De la frecuencia respiratoria también depende el ph sanguíneo (nivel de alcalinidad o acidez de la sangre) y con ello todo el metabolismo del cuerpo. La sobrerespiración genera disminución del ph de la sangre y la única manera que tiene el cuerpo de compensar este problema es con la alimentación, el azúcar y los procesados se convierten en la solución. Así que no existe adicción al azúcar, lo que genera antojos por dulces es respirar más de lo que se debe respirar.

Una respiración rápida y superficial además disminuye la oxigenación y con ello los niveles de energía, lo que el cuerpo intenta compensar con más alimento (sobrealimentación) comiendo todo el día, que desencadena: sobrepeso, obesidad, hipertensión y diabetes tipo II. A mayor frecuencia respiratoria mayor frecuencia cardíaca esta última regula el sistema nervioso autónomo. El corazón no solo bombea sangre, también bombea información, química y energía, tener una frecuencia cardiaca elevada no es solo un sinónimo de inestabilidad emocional sino que además es mucho más difícil permanecer en estados de calma, relajación y reparación durante el sueño.

Así que la sobrerespiración lleva a la sobrealimentación, a la desregulación del sistema nervioso, a los problemas de sueño y el resultado de esta ecuación es de manera precisa la enfermedad. Las alergias, el asma, la ansiedad y los problemas de sueño son algunos de los problemas más comunes que afectan a la sociedad moderna desencadenados por los malos hábitos respiratorios.

Pero ¿cómo corregir esta situación? el primer paso es recuperar la respiración abdominal, al inhalar se expande el abdomen y al exhalar entra el abdomen, respirar solo por la nariz también es muy importante, practicar diariamente ejercicios respiratorios de frecuencias lentas por debajo de 8 respiraciones por minuto, este último sin duda es uno de los mejores hábitos de salud, fortalecer los músculos respiratorios y prácticar apneas también hacen parte de este paquete de la respiración eficiente.

Si este artículo lo consideras importante déjamelo saber en los comentarios, compártelo con alguien que lo pueda necesitar y si tienes preguntas no dudes en escribirlas.

Si quieres aprender más de este maravilloso mundo de la respiración, te invito a conocer mi entrenamiento online: Mente imperturbable un programa completo donde aprenderás a dominar la mente con el poder de la respiración. Allí encontrarás 6 módulos de respiración, 3 guías de regalo y podrás acceder cada mes vía zoom a webinars en vivo.

Encuentra toda la información aquí: https://respiramasvida.gurucan.com/

Elaborado por:

Marcela Montoya, terapeuta respiratoria y entrenadora en técnicas de respiración.

 

 

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?