Al mundo hemos venido a sentir, siendo bebés son los estímulos que recibimos a través de los órganos de los sentidos y las señales interoceptivas (hambre, frío, sed) lo que activa las respuestas corporales, con los años se forman circuitos cerebrales que comienzan a identificar las emociones y estás a su vez comienzan activar las respuestas del cuerpo.

Como adultos identificamos claramente las emociones, pero lo que no percibimos con mucha claridad es la energía que emanan cada una de ellas. Nuestro cuerpo formado por átomos y energía, vibra diferente con cada emoción, esto lo demostró el doctor Dr. David Hawkins en su libro el Poder contra la fuerza, y que lo llevo posteriormente a construir una escala de conciencia, donde a través de pruebas musculares y de kinesiología pudo darle un valor numérico a cada una de las emociones. Posicionando  la paz y la iluminación en los puestos más altos de vibración y categorizando a la vergüenza en la de menor vibración.

Según el  doctor Hawkins el 85% de las personas albergan emociones de muy baja vibración y esto no solo afecta el cuerpo físico sino también sus entornos y con ello las personas a su alrededor. Durante el día transitamos por muchas emociones, al final unas suman y otras restan desde esta escala numérica, por eso es necesario recordar su temporalidad, las emociones viene y van, como olas en el mar, sin embargo deberíamos mantenernos en emociones de alta vibración, como el amor y la gratitud para que al final del día el promedio sea alto y podamos sumarle a otros algo de esta energía positiva.

Como lo mencionamos, todas las emociones están ligadas a respuestas corporales, ello implica también  la respiración, a cada emoción le corresponde un patrón respiratorio diferente, de allí que muchos autores consideren la respiración como el lenguaje del alma, aquí me permito recordar que el único sistema corporal del cual tenemos completo control consciente es la forma y la frecuencia a la cual respiramos, esto nos otorga una ventaja importantísima comparado con otras especies, la posibilidad de gestionar los estados emocionales e incluso la posibilidad de tomar control de la propia mente cuando llevamos la atención a la respiración.

Imaginemos ahora la consciencia como un bote que viaja en el mar de los pensamientos, estos últimos a veces un poco turbios y revoltosos que incluso pueden partir algunas tablas del bote y se hace necesario tomar un descanso, hacer algunas reparaciones para volver al alta mar fortalecidos, y así como el viento enfurecido agita las aguas, los vientos tranquilos bajan la marea. Así mismo, la respiración abdominal y pausada, calma el ritmo del corazón y con ello el flujo de pensamientos.

 

“Como piensas, sientes. Como sientes, respiras. Como respiras, vibras”  Marcela Montoya

 

Estamos aquí para transitar por todas las emociones e inteligentemente dotados de la respiración para mantenernos en emociones de alta vibración, aquellas que le abren la puerta a la creatividad y a la sanación. Cuando llegue la culpa, el miedo, la vergüenza o la apatía lleva tu atención a la respiración, siente el aire que entra a tus pulmones, que permanece siempre en abundancia y agradece por el hecho sutil y vital de solo respirar, con este gesto tan simple tu cuerpo comenzará a vibrar en una frecuencia más alta, y allí utiliza otras herramientas como la escritura, la meditación e incluso el movimiento físico para mantener elevada la energía vital.

Para terminar, quiero decirte que no eres tus pensamientos, tampoco tus emociones, eres la consciencia que transita en las aguas de la mente y la respiración consciente el viento que calma la marea agitada del pensamiento. Cultiva el hábito de la aceptación del momento presente, practica el amor incondicional  y disfruta de la alegría de solo estar vivo para que al final  del día estés cerca de alcanzar la paz junto con la iluminación, pues son las emociones de más alta vibración.

Si en estos párrafos encuentras valor compártelo con alguien que lo pueda necesitar, déjame saber si esto fue de ayuda para ti en los comentarios, y si te gustaría aprender más sobre la herramienta más poderosa que tiene el cuerpo, la respiración, te invito a mi programa: Mente imperturbable.

Contáctame para más información aquí: marcemontoya@respiramasvida.co

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?